Transformación cultural es clave para el éxito empresarial

En un mercado globalizado y dinámico, donde la competencia se intensifica y las reglas del juego cambian constantemente, la cultura organizacional emerge como el elemento clave para el éxito. ¿Quiénes son los responsables de esta revolución? Los líderes empresariales y el departamento de Recursos Humanos se perfilan como los arquitectos de este cambio.

Para José Antonio La Rosa, cofundador de SUPERA, consultora con 21 años de experiencia en la transformaciones de la cultura corporativa, las empresas con culturas organizacionales fuertes tienen un 30% más de probabilidades de tener un alto rendimiento. Esta cifra impactante evidencia el poder que tiene una cultura empresarial bien definida.

Y es que, más allá de un simple conjunto de valores y creencias, la cultura organizacional se convierte en la identidad de la empresa, definiendo su forma de trabajar, interactuar y alcanzar objetivos. Una cultura sólida y positiva se transforma en un activo intangible invaluable, capaz de atraer y retener talento, impulsar la productividad, fortalecer la marca, reducir riesgos y, en definitiva, construir un
futuro empresarial más próspero y sostenible.

¿Cómo construir una cultura organizacional ganadora?
Construir una cultura organizacional no es una tarea mágica ni de un proceso instantáneo. Requiere de un compromiso total por parte de los altos mandos y de todo el equipo directivo, una visión clara y una ejecución consistente. Al respecto se establecieron algunos puntos como:

  1. Definir la cultura deseada: ¿Qué valores y principios son fundamentales? ¿Qué tipo de ambiente de trabajo se busca crear?
  2. Comunicar a todos los niveles: Comunicar la visión de la cultura de manera clara y convincente. Utilizar todos los canales de comunicación disponibles para difundir los valores y principios de la empresa.
  3. Incorporar en la gestión diaria: Recompensar a los colaboradores que ejemplifican los valores de la empresa. Tomar decisiones que estén alineadas con la cultura. Utilizarla como un factor determinante en la selección y evaluación del personal.
  4. Medir y monitorear su impacto: Realizar encuestas de clima laboral. Evaluar el nivel de satisfacción de los colaboradores. Medir su impacto en la productividad, la innovación y otros indicadores clave.
    Es crucial que líderes y Recursos Humanos trabajen en conjunto, compartiendo la misma visión y apoyándose mutuamente. Esta colaboración no solo fortalece la cultura empresarial, sino que también crea un ambiente laboral positivo y productivo para todos los colaboradores.
    Supera
    Supera es una consultora especializada en dar viabilidad y sostenibilidad a los más importantes proyectos mineros de toda la región LATAM, y ha intervenido en países como Perú, Panamá, Chile, México y Centroamérica.